12 thoughts on “Thomas Lockwood

  1. Lookwood en su lectura habla del diseño desde la estrategia como una ventaja clave para los negocios, como forma de cumplir objetivos y conseguir un triple resultado: económico (ganancias), social (gente), ambiental (planeta), con ello asegura que las empresas que cuentan con un diseño estratégico son más exitosas.
    Propone diez categorías para que el diseño logre influir en los negocios:
    1. Influencia (emoción de compra, vender experiencias en lugar de productos)
    2. Habilitar estrategia (innovar y enfrentar nuevos mercados)
    3. Construir una imagen de marca y una reputación corporativa (una crítica independiente y experta provee retroalimentación y prestigio)
    4. Mejorar el tiempo de producción y procesos de desarrollo (estándares y pautas)
    5. ROI (valor económico como resultado de diferentes acciones, “ganancias”)
    6. Producto adecuado e innovación (crear buenas experiencias)
    7. Incrementar la satisfacción (permitir que el usuario se involucre, desarrollar comunidades de usuarios)
    8. Patentes y marcas (propiedad intelectual, ¿cuánto pierdes si te roban tu diseño?)
    9. Mejorar la usabilidad (medir la experiencia del usuario y recibir retroalimentación)
    10. Mejorar la sustentabilidad (el buen diseño es para todos)

  2. Lockwood es un autor que propone estrategias para el diseño dentro de los negocios, él nos habla de la necesidad de la investigación cuantitativa para poder tomar decisiones en el ejercicio profesional, pero además, nos propone considerar y ponerse en el lugar del cliente para comprender sus necesidades.

    Diseñar en el negocio es tener determinada una estrategia y las pautas que se deberán seguir de acuerdo a una investigación previa, en la actualidad los mejores diseñadores son aquellos que tuvieron la capacidad de entender el contexto en el que se desenvuelve su cliente y a partir de ello, presentaron una serie de propuestas para su negocio. A lo largo de este curso hemos revisado una serie de lecturas enfocadas en el Buen Diseño, en entender al usuario y en buscar alternativas sostenibles para la sociedad y el ambiente, pero es en esta única lectura que además del sentido social, se integra perfectamente el ámbito laboral y que es a través del cual, podemos generar pequeños cambios para nuestra sociedad.

    En conclusión, un diseñador al igual que un comunicólogo, son y se deben convertir hasta cierto punto, en todolgos que sean capaces de integrar diversas disciplinas, afrontar problemáticas de diferente índole y a proponer alternativas que no sólo tengan que ver con la buena imagen.

  3. Una de las afirmaciones que Lockwood cuestiona en este texto es que los diseñadores sean enteramente cualitativos, esto por la creencia generalizada de que la creatividad no puede ser compatible con lo cuantitativo. Lo cierto es que muchas empresas se han dado cuenta de que para que sus proyectos sean exitosos es importante que los diseñadores se involucren desde la etapa inicial de la estrategia, incluso cuando apenas se plantea el caso de negocio, para ver si un proyecto es viable o no. Ello porque el diseño emplea técnicas de investigación y de design thinking muy valiosas para hacer que un proyecto satisfaga las necesidades de las personas.
    El diseñador debe considerar que su disciplina no está peleada con lo cuantitativo, y que para realizar técnicas de investigación hay que usar herramientas de medición. El diseñador no debe poner resistencia a esto que no considera creativo porque mucha de la base de la innovación radica en la estrategia y en la prueba y error; de nuevo, para ello las mediciones son importantes. Por ejemplo, la iteración y los prototipos. En la iteración el diseñador regresa continuamente a alguna fase del proyecto porque en algún punto éste es mejorable, pero para saberlo, debe observar entre posibles usuarios, hacer entrevistas y mediciones, sacar estadísticas, y entonces regresar al punto donde el diseño es mejorable. Lo mismo en la creación de prototipos, crear uno tras otro sin ninguna medición o sin considerar lo anterior sería absurdo e impediría innovar. Y aunque las mediciones puedan sonar como algo frío y rígido que no atañe a la creatividad, en realidad, es una labor que implica comunicarse con las personas, escucharlas, de investigación social y cultural que, en vez de adormilar la creatividad, la alimenta.
    El diseñador debe asumirse como un estratega y concretar toda su investigación (que le servirá internamente para la creación de su proyecto) a datos que sean comprensibles para los clientes o empleadores que son quienes deciden si el proyecto procede o no. La manera de explicárselos y convencerlos es usando su lenguaje. Si el diseñador comienza a cambiar su visión a la de un estratega, entonces se convertirá en uno, y dejará de ser mera mano de obra para los estrategas tradicionales de las empresas que toman las decisiones, muchas veces con una visión limitada, sin involucrarse con el proceso de diseño. Esto facilitará la creación de proyectos que realmente sirvan a las personas y les otorguen una experiencia de usuario.
    De los diseñadores depende que se asuman en el papel que les corresponde en su tarea de diseño, pero para volverse un estratega, es necesario que se sientan responsables de sacar productos que impacten en las tres vertientes de las que habla Lockwood en su introducción: la económica, la social y la ambiental. Como ha manejado Berman y Frascara, si el diseño cumple con estas condiciones, entonces será benéfico para todos: diseñador, cliente, personas, sociedad y planeta.

  4. Lockwood, Thomas (2008) Building Design Strategy: using Design to achieve key business objectives.

    Me parece bastante acertado la manera en que Lockwood nos incita a hablar el idioma del cliente, no refiriéndonos a idioma por un idioma nativo de nacimiento como inglés o alemán, sino a su idioma como profesional. Podríamos ejemplificarlo con un despacho de abogados que contrata a un diseñador para rediseñar su imagen corporativa. En todo momento el diseñador debe explicar y justificar su trabajo (el diseño, el proceso, la efectividad, comercialización, etc.) de una manera comprensible para un abogado, una manera en que entienda los términos necesarios. Esto nos lleva a la conclusión de que el diseñador siempre debe estar aumentando su panorama respecto a su profesión y respecto a la profesión del cliente, el diseñador se transforma en una clase de todólogo.

    Lockwood se enfoca en el diseño desde un punto de vista de negocio. “Negocio”. Negocio para negociar. Lockwood coloca al diseñador desde 4 puntos o puestos distintos: como diferenciador, como integrador, como transformador y como un buen negocio. No estas de un lado ni de otro, sino que debes de pasar por cada uno de ellos.

    Lockwood propone diez categorías para que el diseño logre ser comprensible y que pueda influir en los negocios:
    1. Compra de influencia/emoción.
    2. Estrategia o entrada a nuevos mercados.
    3. Construir la imagen de marca y la reputación corporativa.
    4. Mejorar el tiempo de procesos y de ventas.
    5. ROI: Retorno de inversión.
    6. Innovar en la generación de productos y servicios
    7. Aumentar la satisfacción del cliente
    8. Diseño de patentes y propiedad intelectual.
    9. Mejorar usabilidad.
    10. Mejorar sustentabilidad.

  5. A través de los temas que aborda este libro encontramos el significado del diseño desde una perspectiva directamente de negocio, en la que podríamos, decir que es un “negocio para negociar”.
    Nuestros diseños, además de toda la información que necesitamos para su creación, deben tener bien definido el enfoque hacia donde se dirigen y la forma, no olvidar que se busca un impacto profundo en el consumidor que genere una relación inmediata entre él y el contenido de cada diseño.
    El diseño como negocio debe tener una estrategia, una marca que vende a través de varios modelos, generando impacto a diferentes sectores pero dejando en claro toda esa estrategia que busca posicionar la marca. Al crear una estrategia para nuestro diseño generamos una visión que busca crecer, tener mayor impacto, una infraestructura mejor, todo un conjunto de conceptos que hacen que un buen diseño no sea solo el resultado de un buen trabajo, sino que también un buen diseño produzca un mejor negocio.
    El diseño siempre requiere de información amplia que lo sustente y una estrategia que lo haga evolucionar constantemente para lograr su cometido “good design is good bussines”. Así alcanzaremos tener un mayor impacto en la sociedad y la creación de nuevos proyectos, es decir, la satisfacción de los involucrados, por un lado los propietarios que buscan posicionar su marca y por el otro lado los consumidores que encuentran en el diseño del producto, la satisfacción de buscarlo y conseguirlo.

  6. Un diseñador cumple el papel de un todólogo, según Lockwood el diseño va de la mano con muchas otras disciplinas, tanto como en lo económico, como en lo humanista.
    En clase comentábamos que llega un punto en el que tienes que involucrarte en los mares de la contabilidad, de las finanzas, de la administración, por que al final del día eres un profesionista que tiene que venderse y para hacerlo tiene que tener el amplio conocimiento de aspectos básicos de ciertas ciencias.
    Como diseñadores formamos parte fundamental en el mundo, tenemos que modificar la postura e involucrarnos mas en los negocios que se desarrollan alrededor de nuestro gremio, por ejemplo, si yo trabajo en mi propia empresa la cuál se dedica a realizar campañas de publicidad en las cuales hago una investigación de marcado, aplico el desing thinking y diagnostico las herramientas que van a lograr la intención de mi cliente, ya sea vender, conseguir seguidores o simplemente lanzar una campaña para le medio ambiente; y yo no se como cobrarle o no se como se encuentra la economía del ámbito, simplemente voy a malbaratar mi trabajo, mi investigación y todo el proceso creativo y de diagnóstico que tuve que llevar a cabo.
    Como comunicadores o diseñadores muchas veces desvalorizamos nuestro lugar en el mundo, cuándo muchas veces somos el núcleo de muchos logros empresariales y de negocios.

  7. Resumiría el contenido de esta lectura como una invitación a cuestionarnos ¿cómo se puede usar el diseño para resolver problemas de negocios? Examinando el concepto de diseño y su aplicación en diferentes situaciones y estrategias dentro de los mismos.

    Se trata de visualizar los problemas no necesariamente como algo malo, sino como una oportunidad para crear algo o en otras palabras “oportunidades para crear nuevas soluciones”.
    Me motiva pensar que cada vez que algo me sale mal tengo la oportunidad de explorar la posible solución en ese momento, de la manera más rápida posible [evitando que sea peor en el futuro], sin embargo, creo que no sólo en un negocio se pueden hacer estrategias, innovación y diseño; el diseño puede ser utilizado como herramienta de cambio, supongo que el leer este material me hace querer convencer a las organizaciones del valor de este.

    Varios autores describen su proceso de pensamiento y como sus metodologías pueden ser utilizadas en el contexto de los negocios, pero no veo nadie cuestionándose como pueden utilizar el conocimiento para algo mas que no sea solo vender. En conclusión, diría que me gusta la variación de la posición de Lockwood respecto a la de las otras lecturas.

  8. Me parece interesante como abordan este libro diferentes personas, leí por ejemplo el caso que escribió Claudia Kotchka de cómo en P&G valoraron el aspecto del diseño a nivel de incrementar las ventas, esto es claro en el caso que explica la autora con el shampoo de niños que desde un inicio manejaron la misma etiqueta de los shampoos de adultos solo manejando una estrella en la etiqueta para que se pudieran identificar de un shampoo de niños. Esto generó un fracaso en sus ventas y señaló que a comparación de L’oreal tuvo un rotundo éxito por manejar un concepto diferente. Siempre debemos tener en cuenta que cualquier producto debe ser innovador y creativo me refiero al insumo, pero es más importante que lo que venda sea el diseño, como dicen “de la vista nace el amor”

    En resumen de lo que Lockwood establece en el libro es que debemos darle una satisfacción a nuestro cliente pero más que nada que pensemos mucho en los usuarios ya que ellos son lo que compraran los productos, esto debe ir de la mano con darle una experiencia emocional.

  9. El autor hace énfasis en que en la nueva postura del diseñador tiene que tener un panorama mucho más amplio en cuestión de su profesión, resaltando que el pensamiento del diseñador en la actualidad debe de hablar el idioma de negocios mostrando la efectividad del diseño desde esa perspectiva. Teniendo como resultado que los usuarios o personas de negocios no apuesten su dinero a la deriva, si no que justifiquemos el impacto del diseño en el lenguaje de negocio. (ahorro en costos, comercialización, procesos, valor de incremento empresarial, efectividad etc..) de esta forma tendremos de manera medible (cuantitativa) resultados para nuestros clientes.
    Lockwood entiende el diseño desde esta premisa.
    • Como diferenciador
    • Como integrador
    • Como transformador.
    • Como un buen negocio
    De esta forma el diseño permite crear estrategias empresariales que encaminen al lugar indicado y adecuado a través de la investigación, aplicando un diseño pensado las empresas pueden tomar decisiones pertinentes hacia el futuro. Es importante mencionar que la gestión del diseño estratégico funge como fuente de ventajas competitivas sostenibles, así como como un elemento de cambio empresarial, de tal forma que las personas de negocios y diseñadores tenemos que tener en mente. Así que la postura de los diseñadores en la actualidad ha permitido participar y formar parte en diferentes rubros que no son específicamente de diseño (imagen) teniendo como resultado que las empresas también a través del tiempo estén permitiendo tomas iniciativas en el ámbito de negocio empresarial nuestro trabajo

  10. La visión de Lockwood me parece muy interesante, me gusta la forma en que lo plantea como parte fundamental del éxito de una empresa o un negocio y concurso con él porque como otros autores mencionan el diseño también son preocesos experiencias es hacer la diferencia entre una y otra y mucho depende de esto, y cómo se mencionó el clase lo importante es creer que si somos fundamentales en este proceso que si podemos hacerlo y vendernos como tal, los puntos que propone creo que debemos tenerlos siempre presentes para poder ser mejores y hacer el proceso más eficiente, ponerlos en práctica hasta que se hagan parte fundamental de nuestro proceso de diseño y si es posible compartir esto con nuestro equipo de trabajo y a los nuevos diseñadores

  11. “Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo” – Ludwig Wittgenstein

    En la introducción se nos plantean que existen dos mundos separados pero que de una u otra manera tienen elementos en común que le permiten tener una convergencia, esta conjunción le brindaría la oportunidad de potenciar el desarrollo de ambos. Esto quiere decir que al unir la estrategia y el diseño (cualquiera de los 5: el producto, la comunicación, la interfaz/ información, el entorno y el diseño de servicios) se puede aumentar el potencial que hay en el desarrollo de ideas. Por lo que, considero interesante e importante que tengamos conciencia de que todos y cada uno de los diseños de los que habla Lockwood, afectan de alguna manera nuestra vida y la forma en la cual entendemos y nos aproximamos al mundo, he ahí la importancia que guarda el pensar el diseño. Además, si a eso aunamos la gran importancia que tiene la estrategia, las posibilidades se multiplican exponencialmente, sobre todo cuando se aplican a una empresa. Por lo que, esta nueva posibilidad brinda estrategias que permiten a compañías pensar fuera de la caja, estructurando nuevas posibilidades que permitan acercarse y resolver problemas eficientemente desde diversos puntos de vista, lo que la hace evidente la frase que menciona Lockwood “Good design is good business”.

    Por lo tanto, es necesario considerar que el diseño no es algo que brinda estética a un producto o a la información, es algo que permea en todos los sentidos, un elemento que no tiene límites y si acaso los tuviera estarían marcados por las circunstancias y los conocimientos de quien lo aplicaría. Espor ello que considero que la pregunta que nos deja Lockwood para responder es ¿de qué manera hacemos evidente la necesidad fundamental que existe del diseño en diversas áreas? ya sean empresariales como de la vida cotidiana.

  12. Según Lockwood para darle un valor verdadero a un corporativo es importante contar con una estrategia de diseño desde sus diferentes componentes.
    • Diseño de producto
    • Diseño se comunicación
    • Diseño de información
    • Diseño de ambiente
    • Diseño de servicio
    Algo que me parece muy acertado de la lectura es comprender como el diseño tiene que influir también en los negocios y para ello debe comprenderse. Para ello el autor propone diez categorías:
    • Compra de influencia/emoción: La venta en base a la emoción es algo muy importante porque en realidad es lo que gana el corazón del usuario. Si alguien está convencido de un producto y de su diseño lo va a comprar para obtener esa experiencia. Las modas no son suficientes, el producto tiene que ir más allá para influenciar la compra.
    • Estrategia o entrada a nuevos mercados: puede tratarse de analizar la competencia e innovar para atacar a un segmento diferente.
    • Construir una imagen de marca y reputación corporativa: la propia imagen habla por la marca, en mucho de los casos se construye este orgullo por medio de promoción, premios, etc.
    • Mejorar el tiempo de venta y procesos: es el caso el que se busca la mejor combinación de un proceso eficiente y un diseño exitoso.
    • Retorno de inversión: las mejores marcas tienen buenos resultados financieros también
    • Innovar en la generación de productos y servicios: se trata de obtener la mejor experiencia del cliente respecto a otros en el mercado mediante la innovación.
    • Aumentar la satisfacción del cliente: uso de métodos cuantitativos y cualitativos de análisis
    • Diseñar patentes y propiedad intelectual: aseguramiento de los productos generados
    • Mejorar la usabilidad: que el diseño facilite la entrega de información
    • Mejorar sustentabilidad: mejorar el mundo y nuestra vida
    Parte importante de estas estrategias recaen en la preparación por parte de las nuevas generaciones e interés por volver parte de sus vidas el diseño, conociendo de fondo su impacto en los negocios y analizando las posibles estrategias alrededor de este.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *