24 thoughts on “David Berman

  1. El libro de David Berman “haz el bien diseñando: Cómo los diseñadores pueden cambiar al mundo” me hace pensar en 3 puntos muy importantes: conciencia, responsabilidad y ética profesional.

    El autor hace énfasis en ser conscientes del poder que los diseñadores tienen en sus manos, pues su trabajo influye en la sociedad, en la forma en cómo ésta entiende y se dirige en el mundo; por tanto, es de vital importancia actuar con responsabilidad en el ejercicio de la profesión y con ética profesional sobre los contenidos e intenciones que se estarán desarrollando para otros.
    Menciona que la responsabilidad del diseñador inicia desde el momento de elegir o rechazar proyectos en los que se quiere trabajar, y que una vez en ellos, actuar con plena conciencia del ejercicio de nuestras funciones. Refiere que nuestra labor se debe encaminar a mejorar nuestro futuro, que debemos ser solucionadores de problemas en todos los ámbitos no solo de estética o técnica; que uno como diseñador, debe estarse planteando el cómo puede aportar a una mejora social, cultural y de consumo a través del ejercicio de la profesión, aportando beneficios no solo al usuario en su toma de decisiones, si no a la sociedad y al medio ambiente. Y aunque coincido con Berman, también es válido decir que a veces puede resultar un tanto difícil llevar a la práctica dichos planteamientos, sobre todo porque el desarrollo de nuestra profesión va relacionado con nuestra supervivencia económica, sin embargo, uno siempre puede elegir en qué trabajar o no, y en caso de no tener alternativa siempre buscar la forma de aportar algo de valor que influya de forma positiva.

  2. “Do Good Design”
    Para Berman, los diseñadores tenemos la capacidad de transformar el mundo, somos el centro de los más grandes cambios y soluciones que pueden ocurrir, a través de su trabajo en este libro hace una muy atinada reflexión sobre el poder que ejercen los diseñadores al construir el mundo, la forma en que lo vemos, cómo lo usamos, lo que consumimos, las expectativas que buscamos llenar y cómo lo desperdiciamos. Para él, el mensaje no sólo está dirigido a los diseñadores, sino también, a todos aquellos que lo consumen que en realidad sería el resto del mundo, él trata de hacer conciencia en un sentido social y ecológico, algo de lo que en los últimos años hemos estado careciendo.
    Lo ideal es que no sólo en los diseñadores esté el foco de la conciencia sino también, que las personas que están a su merced puedan discernir de lo que ya existe y no tiene un fin sustentable o benéfico para la sociedad. A través del análisis de una amplia variedad de ejemplos como Coca- Cola, Chanel, Hugo Boss, Nautica, Tommy Hilfiger, por mencionar algunas, nos habla del ejercicio de mentiras que pueden hacer las marcas con el único fin de aumentar sus ventas y por ende, ganancias. Tal vez ello nos muestra que probablemente uno de los más grandes problemas de la humanidad es enfocarnos únicamente en un sistema económico que en efecto, su único sentido es incrementar los ingresos.
    Berman propone una serie de aspectos a considerar para poder lograr un cambio y enlisto a continuación algunas de ellas que considero son contundentes en esta idea de transformación:
    • Replantear lo que necesitamos y buscamos
    • Come menos basura
    • Evita el agua embotellada
    • Busca entretenimiento simple
    • Recuerda que ya eres hermosa, tal y como eres
    • Si no tienes democracia, lucha por ella
    • Vota por aquellos que harán leyes en contra de las mentiras visuales
    • Planea con mayor cuidado
    • Resiste a todos aquellos mensajes que dicen que necesitas algo para sentirte mejor
    • Si las compras son un hábito para ti, piensa por qué
    • Busca productos que digan la verdad
    • No vivas en la zona de confort
    • Demanda la verdad
    El buen diseño busca considerar y comprender la raíz del problema en ves de uno sólo de buscar solución a uno de sus puntos.

  3. Berman, David (2009) Do good design: how designers can change the world

    ¿Cuánta de la información compartida llega de la mejor manera? ¿Es el canal correcto? ¿El entorno de la información coincide con la información? ¿Cómo haciendo buen diseño, hacemos el bien?
    Berman menciona que hacer un buen diseño dependerá de la ética del diseñador. Me gusta que él considera que el buen diseño es el que funciona tanto para la humanidad (usuario, sociedad y cliente), como para el medio ambiente (Diseño sustentable).
    Un diseñador es un puente entre el diseño y la información, lo que genera en el diseñador una responsabilidad social, cultural y de valor. El diseñador tiene un papel influyente y por lo tanto crítico en la toma de decisiones de la sociedad.

    Berman menciona 3 puntos para hacer el bien:
    1. Seré fiel a mi profesión.
    2. Seré fiel a mí mismo
    3. Gastaré al menos el 10 por ciento de mi tiempo profesional ayudando a reparar el mundo.

    Tres acciones que Berman recomienda para el diseño sustentable:
    – Las prácticas sustentables no te tomarán más tiempo de lo que te toman ahora una vez que ya estés familiarizado.
    – Las prácticas sustentables generaran ahorro tanto en tu persona, como en el cliente.
    – No tienes que hacer todo en este momento, intenta primero un cambio y después otro, y sucesivamente.

    Ocho tips de Berman para comprar diseño sustentable:
    1. Insistir en que cada proyecto comience con una estrategia escrita, cuyos objetivos medibles incluyen un “resultado final triple”
    2. Elegir diseñadores que se hayan comprometido públicamente con los estándares mínimos de desempeño y responsabilidad social, y que lo mantendrán informado sobre las novedades.
    3. Planifique productos que se diseñarán para durar.
    4. Considere soluciones que comiencen con materiales ecológicos que reutilicen cosas existentes, o que resulten en cosas que puedan usarse (o al menos reciclarse).
    5. Compense cualquier huella de carbono inevitable de su proyecto.
    6. No puede encontrar una promesa de hacer acerca de su producto que usted se sentiría cómodo haciendo a los niños o al mejor amigo, rediseñe su producto.
    7. Cuéntale al mundo sobre tu gran proceso: predica con el ejemplo y toma el crédito que mereces
    8. No solo hagas un buen trabajo, hazlo bien.

  4. En este libro encontramos la perspectiva de lo que significa el diseño para Berman, aquello entre la idea de diseñar, la pasión por esta actividad y la responsabilidad de cada uno de nuestros proyectos y es, quizás, esta parte aquella que debemos procurar más para no solo cumplir, sino lograr tener proyectos comprometidos con el bienestar social.
    Es complicado juzgar un diseño, si está bien o mal, porque atiende a la subjetividad de las personas, pero lo que debemos atender son nuestros procesos, la forma en que trabajamos con el clientes, jefes, colaboradores, productos, etc. Es por eso que se establecen una serie de pasos para alcanzar nuestros objetivos, sin dejar de lado el sentido ético de nuestra actividad, somos un ejemplo y nuestro trabajo establece una guía, conducimos a las personas sobre lo que quieren hacer, vestir, incluso sobre lo quisieran sentir, saborear, cosas intangibles pero que evocamos a través de otros sentidos. En este sentido el autor habla del sobreconsumo, y que como diseñadores promovemos este consumo en nuestro trabajo de informar. Sin duda es una tarea de conciencia para diseñadores y consumidores el cambiar estos hábitos de consumo para lograr que solo se adquiera lo necesario y reconozcamos nuestros papel en la sustentabilidad del planeta.
    Vivimos una era tecnológica completamente impredecible, miles de oportunidades se generan cada día, generando muchos cambios, en cualquier tipo de plazo que queramos analizar, quien podría pensar que hace 20 años se creaban formas para mostrarle a las personas que los cigarros en muchas formas lograban un placer o beneficio inmediato a quien los consumían y hoy en día, la publicidad de todos estos productos es mínima, además de estar encaminada a terminar con la actividad de fumar, siendo esto un ejemplo muy claro de la evolución o revolución que se puede alcanzar en esta época y de nuestro labor como diseñadores.
    A través de ejemplos el autor nos muestra la importancia del impacto que se persigue en cada proyecto, si desde siempre hemos tenido diseñadores de distintos tipos, buenos, malos, regulares, debemos realizar trabajo de calidad, con un impacto firme y que busque el bienestar común, no olvidemos que hoy en día cualquier persona es un diseñador en potencia, desde los aspectos más básicos como crear una lista de reproducción musical o una foto en una red social, hasta la elaboración de contenidos con una simple videocámara, esta nueva tendencia de “influencers” que encontramos en los distintos medios de comunicación; estos argumentos que buscan que nos preparemos y trabajemos en busca de una mejor sociedad, no son únicos del diseño, son consideraciones que debemos tener en cada una de nuestras actividades, desde las cotidianas hasta las mas poco usuales que tengamos, ser un buen ejemplo para todos y contagiar a la sociedad de buenas actividades.

  5. En este libro hay una breve introducción de Erik Spiekermann, quien habla sobre lo subjetivo que resulta seguir un criterio específico para elaborar diseños comprometidos con el bienestar social. Como firmante del manifiesto First Things First en su segunda publicación, el compromiso resulta mayor, y la solución parece sencilla: hay empresas que evidentemente no procuran ningún tipo de beneficio a la sociedad e, incluso, podrían perjudicarla; evitar colaborar con ellas y procurar el bien social no debería representar ninguna dificultad, pero ¿cómo conciliarlo con la necesidad de hacer un trabajo redituable? Debemos adaptarnos al tipo de economía que impera en el mundo, nuestra sobrevivencia depende de ello. Ante esto, Spekermann dice que lo único que depende de nosotros es la forma en que trabajamos, nuestros procesos internos, la interacción con empleadores, clientes, colaboradores, productos, etc. Actuar con ética puede ser una gran aportación al mundo.
    Por su parte, Berman habla sobre la trascendencia del diseñador y su impacto en el mundo. La finalidad debería ser hacer un buen diseño que beneficie a la sociedad. Pone un ejemplo concreto: el mal diseño de las boletas electorales en Estados Unidos generó confusión entre los votantes y fue, en buena medida, responsable del triunfo de George Bush en Florida, un estado determinante. Las consecuencias de esos ocho años de gobierno no sólo se redujeron a un país; hubo repercusiones lamentables en todo el mundo, sólo por un mal diseño de una boleta engañosa. Con este ejemplo muestra que el diseño puede cambiar al mundo en sentido negativo y positivo.
    Los diseños para productos comerciales están dirigidos a ser persuasivos, a través de la manipulación de instintos básicos o de mandar mensajes negativos que causen sentimientos de insuficiencia que se compensan al comprar el producto. Estos mensajes y productos saturan el mercado; al respecto el autor habla del sobreconsumo, consumimos más de lo que necesitamos. La propuesta de Berman versa en dejar de consumir tanto y dejar de producir tanta información y objetos que contaminan al planeta. Esta tarea es tanto para diseñadores, quienes promueven este consumo a través de su trabajo, como para consumidores, para que dejen de serlo y se conviertan en personas que adquieren únicamente lo que necesitan. Se trata de tomar conciencia de nuestro papel en la sustentabilidad del planeta. Es una responsabilidad ecológica y cultural; cambiar estos hábitos de consumo puede cambiar nuestra forma de pensar, la manera en que funciona la economía o la política, la manera en que funciona el mundo. Y aquí podemos retomar de nuevo lo que dice Spekermann al inicio del libro, se trata de la responsabilidad que adquirimos como profesionistas y como consumidores, que es individual, pero no individualista, buscando un beneficio para todos.

  6. Berman nos involucra en una visión completamente diferente del diseño, nos sumerge a una concientización sobre la practica del diseño, y en lo personal, siento yo que no solo en el gremio del diseño, sino en todas las disciplinas y profesiones que practicamos como sociedad. Considero que todo aquel que habita el mundo tiene la capacidad de poder cambiar el mundo con sus acciones, pequeñas o largas, a pequeño o a largo plazo.
    Sin embargo, un diseñador es aquel que puede cambiar el mundo con lo que hace, o hacemos, tanto como diseñadores, como comunicadores, tenemos el poder de influir en pro de la sociedad. Debemos de tomar la responsabilidad social y ver al mundo como nuestro proyecto, esto que significa. Significa que cada proyecto que hagamos, cada pieza informativa, cada grafico, cada ilustración sea en pro de la sociedad y del mundo.
    Si bien el diseño ayuda y traba en pro de la sociedad, pero somos responsables de las repercusiones que se tiene en la sociedad, debemos de cuidad el mundo para el que diseñamos, la sociedad para la cual trabajamos. Berman me hizo tomar conciencia sobre la importancia del mundo sobre el diseño.
    Durante el análisis que se hizo en la clase hubo una frase que llamo mi atención de manera positiva, el diseño que promueve el consumismo también puede cambiar el mundo, esto puede interpretarse de ambas maneras, buena y mala, pero siento que tendría mas sentido si cambiara el mundo de forma positiva, si nos enfocáramos en darle importancia al consumismo ecológico, al consumismo en pro del paneta, quizás, y solo quizás podamos hacer un cambio radical en el estilo de vida que estamos teniendo y que esta teniendo repercusiones negativas en la sociedad, en el medio ambiente, en la naturaleza y en mundo en general.
    Ocupemos el diseño para promover el pro de el lugar donde habitamos, veamos al mundo como proyecto y juntos logremos diseñar la información que impacte para una vida mejor.

  7. En este pequeño libro se muestra el poder del diseño. El nivel de influencia que pupede tener la publicidad. Nos habla sobre la etica que el diseñador debe tener en cuenta al presentar la información que se le pide. Berman nos describe como se introdujo al tema de la etica explicando la experiencia al escuchar que su hija se preguntaba si no amaba la vida por que no amaba la leche. Creo que es un pequeño ejemplo de como la publicidad o el como una idea que no es bien fundamenta y expresada, puede modificar todo nuestro pensar. Tambien nos menciona el poder de la buena publicidad reflejada en que si, en alguna parte de dicha publicidad se mezcla con algo emotivo o con algo de suma importancia en la vida de las personas, como la convivencia familiar en la publicidad de coca cola en México, su éxito esta garantizado por que juegas con las emociones de las personas. Es necesario cuidar la integridad de la publicidad ante un publico que en ocasiones mal interpreta la información. No porque busque un sentido doble de esta sino que en, la gente no tiene la facilidad de manejar la información que se le presenta, mientras que los diseñadores manejan esta facilidad a un punto en el que pueden manipularla y crear una lluvia de ideas en lo que la gente observa.

  8. Desde mi punto de vista el autor nos conduce a un análisis partiendo de la necesidad de considerar el concepto de ética como un elemento base en la creación de productos. Es por eso que el diseño en cualquiera de sus vertientes permite transmitir e incidir en la sociedad. De tal forma que la publicidad permite emitir un carácter y es ahí que nosotros como diseñadores le damos ese valor ya sea negativo o armónico para la sociedad. El diseño tiene la responsabilidad de impulsar un valor para la sociedad, basado en la estructura de valores y principios éticos que permitan un beneficio común, alejado del individualismo, pero sobre todo del consumismo que vivimos hoy en día. Es ahí donde somos responsables como diseñadores de incidir de manera correcta en la sociedad, en “no solo hagas un buen diseño, ¡hazlo bien! “
    No sé hasta qué punto se omiten conceptos éticos por cubrir una necesidad(supervivencia-monetario) ya que en la actualidad vivimos en un mundo de consumismo, donde no nos preocupamos las consecuencias que dejamos al medio ambiente y a la sociedad. Es por esto, que como diseñadores tenemos la responsabilidad de diseñar bien, en donde generemos un impacto positivo social, creando diseño sostenible donde aspectos sociales, éticos, ambientales obtengan un bien común.

  9. Hacer buen diseño y cómo el buen diseño puede cambiar el mundo. Al comenzar a leer a Bergman notas que para empezar el título es idílico, la ética que se necesita para hacer un buen diseño depende de cada diseñador. A los cuales podemos dividir entre los que buscan ganar dinero sin importar qué esté en juego y los que se preocupan de a quién va a llegar el mensaje, cómo llegará, la manera en la cual será presentado y el contexto en el cual se enclavará, etc. Si bien, ambas tipologías tienen claro que tendrán un impacto en la sociedad y en el mundo dependerá del lado en el que estén para que lo vuelvan algo bueno. Por lo que creo que los nuevos diseñadores necesitamos estrategias que nos permitan encontrar un equilibrio, entre lo que es correcto y lo que creemos que podría ser correcto, necesario y útil para la sociedad.

    En general, lo que más me gustó de todo el libro es la manera en la cual nos describe como el diseño refuerza estereotipos y clichés, sobre todo mediante la publicidad especialmente aquellos que objetivan a la mujer. Pues este elemento me hizo recordar a Barbara Kruger, una artista conceptual cuya formación de diseñadora es palpable en su obra, pues toma fotografías de publicidad y las interviene con tipografía, dándoles un nuevo sentido y significado, en muchas ocasiones el mensaje que transmite es una crítica a los estereotipos, al consumismo y al machismo imperantes en la sociedad.

    Lo que me hizo relacionar el trabajo de Kruger con la lectura de Bergman es por la manera en la cual de formas diferentes pero directas nos hablan de las mentiras visuales y la manufactura de necesidades a través de la publicidad, por un lado Krugen las transgrede modificando el propósito original para el que fue hecha cierta publicidad demostrando a los espectadores que es un mensaje erróneo el de la fotografia por lo que lo modifica a través de las palabras recontextualizando el sentido y dándole un nuevo mensaje. Algo que hace Bergman pero a través de su texto y de múltiples ejemplos visuales invitándonos a elegir el bando en el cual queremos estar, uno donde los beneficios económicos son plausibles pero éticamente incorrectos o aquel donde podemos ser éticos y consientes de la responsabilidad que tienen los diseñadores. En lo personal, prefiero la ética y la conciencia de las posibilidades que un diseño puede implicar a la sociedad.

    *Vuelvo a subir la aportación ya que me faltó la primera parte.

  10. En general, lo que más me gustó de todo el libro es la manera en la cual nos describe como el diseño refuerza estereotipos y clichés, sobre todo mediante la publicidad especialmente aquellos que objetivan a la mujer. Pues este elemento me hizo recordar a Barbara Kruger, una artista conceptual cuya formación de diseñadora es palpable en su obra, pues toma fotografías de publicidad y las interviene con tipografía, dándoles un nuevo sentido y significado, en muchas ocasiones el mensaje que transmite es una crítica a los estereotipos, al consumismo y al machismo imperantes en la sociedad.
    Lo que me hizo relacionar el trabajo de Kruger con la lectura de Bergman es por la manera en la cual de formas diferentes pero directas nos hablan de las mentiras visuales y la manufactura de necesidades a través de la publicidad, por un lado Krugen las transgrede modificando el propósito original para el que fue hecha cierta publicidad demostrando a los espectadores que es un mensaje erróneo el de la fotografía por lo que lo modifica a través de las palabras, recontextualizando el sentido y dándole un nuevo mensaje. Algo que hace Bergman pero a través de su texto y de múltiples ejemplos visuales invitándonos a elegir el bando en el cual queremos estar, uno donde los beneficios económicos son plausibles pero éticamente incorrectos o aquel donde podemos ser éticos y consientes de la responsabilidad que tenemos los diseñadores. En lo personal, prefiero la ética y la conciencia de las posibilidades que un diseño puede implicar a la sociedad.

  11. Actualmente estamos rodeados de información errónea en la publicidad, de un abuso de la figura de la mujer (que más que nada es para llamar la atención) y esto lleva a que la sociedad no tome tanto interés en los mensajes que damos. A esto le llama Berman MASS DECEPTION (mentiras visuales).
    Entonces me llevó a unas series de preguntas ¿Pero porque ocurre esto en estos tiempos? ¿Por qué si sabemos que la gente se da cuenta que mentimos porque seguimos creando ese tipo de mensajes en nuestros diseños? A lo mejor la sociedad ya se encuentra acostumbrada, es un decir. En mi punto de vista creo que puede ser porque los grandes empresarios lo único que les interesa es VENDER sin importar que tipo de mensajes transmitimos y como lo transmitimos.
    Cuando diseñamos debemos de pensar en miles de cosas, tanto en el mensaje tanto en el medio que utilizaremos, el sulfato etc… pero más que nada debemos de pensar en cómo los materiales que ocuparemos no llegaran a contaminar más de lo que ya está el planeta. Considero que es indispensable que nosotros los diseñadores tenemos en nuestras manos el poder ayudar un poco al planeta y a las futuras generaciones.

  12. Berman nos habla de como el diseño tiene un gran poder de influencia en el mundo y de la responsabilidad que conlleva esta tarea. Dicho poder es algo de lo que no estamos consientes y de realmente estarlo se podría hacer muchos cambios en la humanidad gracias a la persuasión a la que podemos llevar a otras personas para su toma de decisiones. Desde esta perspectiva podemos analizar como algunos diseñadores han participado realizando publicidad “dañina” como son los casos de los cigarros, bebidas energéticas, fármacos, violencia, etc. Mediante una serie de ejemplos el autor nos muestra como el diseño en realidad ha ido afectando a nuestra sociedad de manera negativa o positiva, pero casi siempre solamente vemos la punta del iceberg.
    Posterior a estos ejemplos comencé a pensar en las ropas de marca que se anuncian y de las cuales hemos descubierto que utilizan mano de obra de niños que viven en países de tercer mundo ¿dejamos de comprar esa ropa? No, porque siguen en el mercado.. y también seguimos viendo sus anuncios en todos lados, ¿es este diseño responsable? No si conocemos la situación en realidad. Por ello los diseñadores tenemos la responsabilidad de investigar la marca para la que estamos trabajando y verificar si realmente va con nuestros valores éticos.
    Es así como las marcas se apropian del territorio y van ganando terreno con lo que muchas veces son mentiras, gracias a la forma en que nos muestran la información. De igual forma el autor nos revela que existen compañías con mensajes positivos, que cuentan con misiones y visiones dignas de contarse, mensajes que en realidad se quedan en nuestra memoria.

    Posteriormente al autor propone 8 tips for buying sustaunable design
    1. Insist that every Project starts with a written strategy, whose measurable objectives include a “triple bottom line”
    2. Choose designers (certified ones, if available) who have made public commitment to minimum standards of performance and social responsibility, and that will keep you informed of what´s new
    3. Plan products that will be designed to last (or perhaps distribute electronically the content that is more time-sensitive)
    4. Consider solutions that start with eco-friendly materials (preferably from nearby, ethical suppliers) that reuse existing things, or that result in things that can be used (or al least recycled)
    5. Offset any unavoidable carbon footprint of your project
    6. In you can´t find a promise to make about your product that you’d feel comfortable making to children or best friend, redesign your product.
    7. Tell the world about your great process: lead by example, and take the credit you deserve
    8. Don’t just do good work, do good.

    Finalmente y como conclusión nos da tres puntos de hacer bien:
    1. I will be true to my profession
    2. I will be true to myself
    3. I will spend at least 10 percent of my professional time helping repair the world

    Para mi el más importante es el último punto porque habla de hacer cosas para mejorar el mundo, que es algo que si todos realmente hiciéramos podríamos notar la diferencia de raíz.

  13. David Berman plantea que el diseño no sólo consiste en hacer que algo sea bonito y nos invita a reflexionar acerca de la responsabilidad social que un diseñador puede llegar a tener en sus manos. Además, hace mención del papel que juega el diseñador en cuanto a persuasión se refiere, es decir, entre ejemplos como personajes en marcas que los niños identifican y el uso de la figura femenina como atractivo visual, nos hace ver cómo es el diseño juega un papel importantísimo dentro de las estrategias de comunicación persuasiva hacia la sociedad así como cuestionarnos qué tan ética es la publicidad de las marcas.
    Ya en temas de desarrollo, el diseño puede ser utilizado como una herramienta de cambio ya que su uso responsable puede tener un impacto social, cultural, ambiental y hasta económicamente positivo.
    Creo que no hay mejor conclusión de la lectura que entender que un diseñador tiene más poder en sus manos del que se imagina; con él puede no sólo hacer buen diseño, puede hacerlo para bien.

  14. Ser conscientes de lo que estamos generando como sociedad para nuestro ambiente y la humanidad es tarea de cada individuo, cada persona tiene el poder de diseñar su realidad; estamos en constantes movimientos que nos llevan a modificar nuestras forma de pensar día con día y… ¿por qué no hacer lo posible por transformar nuestro futuro ahora?

    En esta sociedad nos han enseñado que el propósito de nuestra vida es conseguir un estilo de vida satisfactorio que cubran nuestras necesidades pero no nos dicen que acabaremos con el planeta antes de lograrlas. Las personadas estamos tan mecanizadas que no nos cuestionamos en el ‘qué comprar, a dónde se va ir nuestra basura, qué repercusiones tienen nuestros actos’ tenemos una adicción insostenible al consumo y una avaricia masiva que provoca daños irreversibles.
    Como diseñadores participamos en crear mucha publicidad que afecta a la sociedad de distintas maneras; algunas veces tratamos de convencer de que cierto producto te ofrece beneficios que en realidad no existen, otras veces reafirmamos posturas y acciones que transgreden la integridad de las personas y otras tantas hacemos dependientes a las personas de consumir un producto para ser felices. Pero también tenemos el poder de hacer cambios positivos; un diseño inteligente tiene la posibilidad de reducir precios, apoyar en sectores de salud, ayudar a personas a obtener la información que necesiten realmente, podemos guiarlos para que tomen la mejor decisión en compras según sus criterios; pero primero hay que ser conscientes de todos los problemas de comunicación con los que nos enfrentamos para encontrar una cura sostenible.

  15. David Berman nos presenta como el diseño tiene una responsabilidad social, con relación a la ética, en la comunicación y por supuesto en lo visual. El autor es muy crítico con la relación entre en el diseño y lo público. Y en esta lectura el autor no presenta ejemplos reales de cómo el diseñador y su diseño hacen un cambio en la sociedad y por lo tanto conlleva responsabilidad. Su postura con respecto a lo ambiental es muy certera, puesto que hoy en día tenemos que cuidar el lugar donde habitamos y pienso que no solo en el diseño tenemos que ser responsables, si no en cada disciplina se puede buscar esa área de oportunidad para poder realizar trabajo con consciencia.

    Como diseñador de información, estamos encargados y somos responsables de lo que un diseño puede provocar, y lo que el usuario comprende ya que tenemos una responsabilidad social. David Berman, nos muestra 12 puntos en los que nos da un cierto reglamento de cómo un diseñador debe actuar, pensar, y trabajar con ética. Tenemos que aprender a que siempre hay vertientes y se puede jugar mucho con el diseño y no solo por vender, utilizar cosas que pueden perjudicar. Como diseñadores podemos persuadir al usuario con diferentes formas, por ejemplo la metáfora siempre es una buena herramienta para presentar algo de una forma mucho más sencilla y simple. Crear una postura para tu trabajo es algo difícil y pienso que se va desarrollando con la experiencia pero es muy importante que tus valores y convicciones nunca los dejes atrás para así poder desarrollar un buen proyecto, que hable bien de ti y para los demás.
    Para concluir el diseño no solo se basa en los gráficos y plasmar información en un software, y Berman nos hace un invitación a trabajar con valores para así crear una mejor sociedad por medio del diseño.

  16. Berman nos invita a desarrollar nuevos valores y a observar el mundo como un proyecto. Este libro de enfoca en el diseño gráfico, branding, la responsabilidad social y las conexiones con el medio ambiente. Habla tanto para los diseñadores que creamos los productos como para aquellos que lo consumen. Berman habla principalmente y nos pone a los diseñadores en alerta en el rol de persuadir a las audiencias con sus necesidades poniendo más atención en el desarrollo del mundo y el consumismo acelerado.
    Algunas ideas de Berman derivan de Ken Garland y su reflexión sobre la práctica profesional del diseño. Los diseñadores tenemos un papel decisivo en las decisiones de la gente, tenemos el poder de engañar al consumidor para lograr que se vuelva más consumista para el beneficio de la empresa muchas veces sin importar el daño que le estamos haciendo a la sociedad.
    Es aquí cuando entramos en el tema de los valores, la ética y la sociedad y como diseñadores saber poner un alto cuando sabemos que el tipo de persuasión que estamos utilizando podrá generar daños a los usuarios.
    Si tan solo todos los esfuerzos que hace Coca Cola para lograr convencernos de tomar su producto lo utilizáramos para concientizar al mundo de temas mucho más relevantes, es decir, dedicar nuestros esfuerzos para transmitir conocimiento y para tener una vida de mejor calidad para todos.
    Creo que el tema de la ética es muy subjetivo pero debemos estar seguros de lo que creemos y lo que queremos hacer y no hacer para poner nuestro granito de arena a la hora de poder concientizar con nuestros diseños y no dejarnos llevar por el dinero o los negocios. Realmente creo que como diseñadores tenemos un papel sumamente importante en la sociedad, pues somos los creadores de todo lo visual que la gente está consumiendo día a día, por qué no hacer lo mejor que podemos aportar un buen diseño con ética y valores para lograr tener un mundo mejor.

  17. No más MENTIRAS

    David Berman en “Do good design: how designers can change the world”, nos enseña que existen las mentiras visuales, porque los diseñadores nos quieren engañar sobre la publicidad.
    El contenido que nos dan, en muchas ocasiones, tratan de engañar a los usuarios, pues el objetivo es que sigas comprando, y la maquinaria no deje de funcionar.
    En conclusión: el dinero, es el dinero.
    En esta visión dónde queda el diseño sustentable. Bajo este esquema nos olvidamos de hacer el bien, a través del diseño.
    Se nos olvida el ámbito social, pues sólo queremos recaudar. Ya que olvidamos: de la RESPONSABILIDAD SOCIAL.
    Queremos resolver problemas, pero que nos dejen dinero, y no generar un bienestar social. Pues no nos queremos hacer responsables de la sociedad, a través del diseño.
    Nos olvidamos, en ocasiones, de los VALORES o de la ética que tenemos como personas, al momento de querer generar recursos.
    Por tal motivo, engañamos a la gente, y pasamos por alto el papel que juega la sociedad en el entorno en el que vivimos.
    Por lo que, la enseñanza de Berman, es decir: NO MÁS METIRAS VISUAL, Y SI MÁS CONCIENCIA SOCIAL.

  18. Do good design: how designers can change the world, AIG

    Lo que David Berman quiere proponernos en su texto es una exhortación, al darnos cuenta que los diseñadores tienen más poder del que creen. Pues acorde a sus palabras el diseñador crea gran parte de las cosas que ocupamos, vemos y genera expectativas que buscar. Inclusive menciona que un profesional del diseño tiene el poder de influenciar como nos involucramos en nuestro mundo, y como imaginamos nuestro futuro.

    Dentro de su escrito el menciona pensamientos principales apegados a lo ya mencionado, donde resaltaría que:
    • “Vivimos en una era tecnológica sin precedentes, donde cada uno puede dejar un legado más grande propagando nuestras mejores ideas que propagando nuestros cromosomas.
    • Los diseñadores pueden ser un modelo para otros profesionales.
    • El mismo diseño que alimenta el consumo excesivo de masas también tiene el poder de reparar el mundo.
    • La mayor amenaza para el futuro de la humanidad sólo puede ser el consumo de más de lo necesario”.

    De estas dos últimas ideas, creo que se desprende gran parte del libro, debido a que hace reseñas de tácticas persuasivas que utilizan distintas marcas en el mundo: el uso de imágenes que recuerdan ciertos sucesos; la identificación de personajes a una marca; cómo esta se vende como una representación de un ideal, un estilo de vida y una filosofía; hay marcas y logotipos que se quedan en la mente; entre otras.

    Pero yo me quedaría con el pensamiento de que “Los diseñadores tienen el potencial de ser socialmente responsable, pero también puede realmente mantener el futuro del mundo en sus manos”, pues creo que es punto central del libro. Pese a que nos da muchos ejemplos de cómo no usar el diseño para campañas publicitarias, es evidente que es una petición a no seguir esos pasos; sino tener una mejor ética y basarse en principios de lo que no se debe hacer.

  19. Good design-Weapon of choice
    Estamos tan acostumbrados a las mentiras de la publicidad que vemos normal el abuso de las empresas para mentir sin exigirles justicia (en otra clase la identificamos como “hipernormalización” donde una sociedad ve lo que está mal, es afectada por ella y ninguno de los afectados hace nada, normalizando el acto del engaño y el abuso). La publicidad se ha insertado de tal forma en nuestras vidas que no nos podríamos imaginar nuestra vida sin su existencia, sin las grandes marcas alimentando nuestros deseos y perturbando nuestra paz.
    David Berman plantea que el buen diseño no está únicamente relacionado a la cuestión estética o a los números que genera, sino al impacto que la articulación de los mensajes bien diseñados generan en una sociedad.
    Hacer buen diseño es un arma a elegir aunque muchas veces la necesidad nos hace optar por un diseño basado en el aparato consumista aún cuando sabemos que lo que se va a transmitir son mentiras. Es por eso que Berman sugiere le dediquemos tiempo al buen diseño, al que sirve para generar conciencia basado en la sociedad y sus valores, porque ¿por qué seguir alimentándonos con diseño vacío? Todos los mensajes que se diseñan buscan modificar una conducta o alterar una percepción entonces nos hace plantearnos ¿qué tipo de sociedad queremos en el futuro? y ¿qué podemos aportar hoy para lograrlo?
    Hasta ahora ha sido la lectura que más he disfrutado porque toca la parte humana que respalda al diseño y que el enfoque del funcionalismo ignora centrándose en la producción y el consumo. En donde los publicistas vemos una oportunidad de penetrar en el mercado también hay individuos que serán manipulados por las estrategias planteadas; la trascendencia de nuestros actos es responsabilidad del generador de los mensajes, o sea el diseñador.
    Entendí que diseñar no se limita a plasmar la información sino como esta puede ayudar a la humanidad a tomar un rumbo hacia la paz, la salud y la preservación de la vida.

  20. En la introducción de su libro, David Berman resume en unas cuántas palabras cómo debemos ser conscientes del gran poder que tienen los diseñadores (en general) en el mundo pues aparte de quedar involucrados en el centro de grandes desafíos, tienen la enorme oportunidad de proponer soluciones. De ahí su contribución y responsabilidad social. Aunque no se puede deslindar el diseño del mundo económico, Berman llama la atención de cómo con su trabajo muchos diseñadores se han prestado, sin mermar la calidad de su producto final, para vender mentiras, para manipular ideas, para alterar el curso propio de la historia. Lo revelador de todos los ejemplos que incluye es que nos educa a observar cualquier diseño con otra mirada, con un ojo crítico y preguntarnos al menos más de una vez por qué hacemos lo que hacemos.
    El capítulo que llamó mucho mi atención es la reflexión sobre el planeta, situación a la que se ha llegado a partir de un incremento desorbitante por consumismo desmedido. Desde la Revolución Industrial ha habido un despertar del diseño gráfico, en el siglo XIX el cartel y las publicaciones seriadas fomentaron cierto nivel de consumo que debido a las limitantes de su distribución nunca tomaron las dimensiones a las que hemos llegado a partir de la proliferación de medios masivos de comunicación, desde el invento de la radio y el televisor hasta las últimos dispositivos digitales. Debo decir que había leído de este tema en libros metafísicos sin reparar en ese momento en cómo el diseño –en todas sus vertientes- está contribuyendo a la amenaza (o ya realidad?) de una catástrofe mundial, porque como se comentó en clase: nuestro planeta, es un recurso finito. Y a veces vivimos cada día pensando que ese futuro nunca nos alcanzará. El término “diseños sustentables”: quería saber más de ello, y Berman me aclaró a lo largo de su libro y cómo puedo aplicarlo en mi trabajo.
    Cuando analiza el éxito de la estrategia de Coca Cola u otras exitosas realmente invita a pensar que esas mismas mentes brillantes que las han creado podrían servir de inspiración para otras personas para analizar cómo conquistaron el planeta –en su diversidad cultural e idiomática- para distribuir ahora mensajes de concientización respecto de otros problemas serios que como género humano estamos padeciendo, o como decía Garland “dedicar esfuerzos a transmitir conocimientos esenciales”, o como decía Frascara: “para hacer la vida posible, más fácil y mejor”.
    Otro punto: los símbolos que han tenido cierto significado espiritual para muchas culturas, retomados para fomentar el consumismo. Algunos no nos afectan ni los cuestionamos porque no se relacionan con nuestra cultura; sin embargo, no podemos pasar sobre ellos, sin respeto, pues entonces estaremos perdiendo todo lo que tenemos. No podemos llegar al “todo se vale” y así está bien.
    Y la última parte: ¿qué podemos hacer? Es la misma que los metafísicos se preguntan desde hace años: empezar con uno mismo, poner nuestro grano de arena. Sí, trabajar para vivir, pero hacer algo más por “reparar el mundo”. Y la idea de tener un código de ética personal y profesional sí lo veo importante. Y redactarlo más. Porque cuando no se escribe, se desvanece en el aire, como los deseos, como la lista de propósitos de año nuevo, como los objetivos en un plan de trabajo profesional. Compromiso: me parece la palabra clave.

  21. Itzel Abigail Sánchez Morales 158069

    Do good design: how designers can change the world

    Me encanta como describe el trabajo de los diseñadores, como las personas que tienen la responsabilidad de crear soluciones para retos grandes, construyen la apariencia de lo que vemos, lo que usamos y lo que experimentamos, además de influir en las personas y de cómo imaginamos nuestro futuro.

    Berman, persuade en este libro al público a satisfacer sus necesidades, estableciendo un enfoque tanto a la práctica y el consumo de diseño. Actualmente el diseño, ofrece un gran paso delante para todos nosotros.
    Los diseñadores tenemos más poder del que nosotros mismos podemos imaginar con el fin de influir eficazmente en la sociedad; y podemos ser modelo para otros profesionales para identificar soluciones a problemas.

    Depende de la forma en que sea utilizado, el diseño puede reparar o en su caso destruir la civilización, según Berman. Es aquí donde aparece la ética en el diseño, la promesa; con el fin de que los usuarios sean capaces de comprobar que los beneficios sean totalmente tangibles para ellos. Aunque hoy en día se ha perdido el respeto por los usuarios, es algo que los diseñadores debemos poner más en práctica: como decir la verdad.

    ¿Si el futuro de la civilización es un “proyecto de diseño” para todos, que harían los diseñadores? Con el paso del tiempo, y dejando a un lado los factores ambientales, sociales y económicos, los diseñadores deberán saber elegir lo que quieren en su futura profesión: inventar engaños que generen más consumo o ayudar/reparar al mundo, yendo siempre de la mano con responsabilidad y profesionalismo.

  22. Ana Lucía Muñoz Morales.
    156774

    Do Good Desing.

    Esta nueva lectura el autor David Berman nos habla y nos ejemplifica con varios casos reales de cómo el diseño y el diseñador tienen que ver y hacer un cambio positivo y significativo para y hacia la sociedad, de cómo el diseño tiene y debe tener una responsabilidad social y ambiental.

    Los diseñadores gráficos o diseñadores de comunicación crean puentes entre la información y el entendimiento. Los diseñadores crean, en cierto modo, el mundo donde vivimos y las cosas que consumimos. Somos capases de hacer productos que la sociedad quiere tener y productos que necesitan tener para pertenecer a algo, pero debemos pensar y racionalizar qué estamos haciendo, debemos pensar más allá de lo superficial, debemos profundizar en el mensaje y lo que esto tendrá como resultado.
    Nosotros, los diseñadores, podemos ser un modelo para otros profesionales y que en conjunto o en trabajo en “equipo” hagamos un cambio positivo y éticamente correcto.
    Berman, en su libro, nos ejemplifica y nos enseña 12 puntos en los cuales nos va narrando cómo un diseñador debería “actuar”, pensar, trabajar con ética, trabajar con responsabilidad, con honestidad, con la mentalidad bien clara y no solo hacer publicidad o productos para vender, no solo utilizar factores como mujeres para vender un perfume, un automóvil, de cómo se utiliza el cuerpo de mujeres y hombres para VENDER el producto, ósea, qué mensaje estamos dando a los más jóvenes, qué es lo que les estamos dando como valores, este punto es uno de los que más me hace ruido y pensar en qué clase de sociedad estamos y que a demás de que esto esta permitido socialmente.
    También nos habla de pensar más en el trabajar un proyecto o producto pensando también en el ambiente, de hacer nuevos procesos de diseño que sean más ecológicos, menos invasivos hacia la ecología, pero claro esto no es ni será fácil, porque esto viene desde la raíz de la cultura de la sociedad, cuestión de educación y éticas personales.
    Como dice Berman “el diseño crea cultura. La cultura forma valores. Los valores determinan el futuro.” Debemos pensar en que lo que diseñemos debe debería ser positivo, debería crear un despertar de análisis en las personas, en la sociedad, dejar lo mejor y más positivo que podamos en este mundo, como diseñadores y como personas.

  23. ¿Generación del diseño sustentable?

    Creo mas que nunca el que todos hagamos diseño desde su trinchera, es una forma de que todos los días planeemos lo que queremos hacer con nuestras vidas. Es sorprendente que a lo largo que pasan las semanas nos damos cuentas de las diferentes posturas de varios diseñadores.

    Está postura de David Berman, es una de las mas asertivas, ya que en el mundo de hoy, es mas que vital el que enfrentemos el tema de la ecología y no por ser tema de moda, sino porque vivimos en él y poco a poco estamos olvidando que del planeta sacamos todos los recursos que tenemos.

    Como diseñadores de información, somos el puente entre el diseño y la comprensión, ya que tenemos una responsabilidad social, la cual como seres humanos primero que nada tenemos esa obligación de responder ante la sociedad y como diseñadores mucho mas.

    Ahora que leo el punto de vista de David, tiene razón en que los diseñadores tienen el poder de generar herramientas de engaño, para ser mas consumista, sin importar en que las organizaciones hagan mal uso(a veces) de los recursos que necesitan para seguir fabricando sus productos.

    En la lectura, nos menciona el hecho de que tan éticas es la publicidad de las marcas, es un tema que depende de en que lugar del mundo estemos, se podrá manejar mejor en un lado que en otro.

    Creo que es tema de sociedad, cultura, valores, la publicidad es el reflejo de donde eres, ya que pueden hacer comerciales globales, pero para cada país se hace la modificación pertinente, por leyes, por moral y sobre todo por la ética.

    Es entrar en un tema de debate, ya que si bien la publicidad es un tipo de persuasión, tendríamos que generar esa pero de la mejor manera, entendible para no caer en el engaño.
    El ejemplo de las votaciones en Estados Unidos, nos da un indicio de que el diseño y la publicidad realizan la función de generar algo mejor, o sea, el que los jóvenes se acerquen a votar, la persuasión generó en ellos el que se interesarán en un tema que cada ves esta mas ajeno a los jóvenes.

    Vivimos en en siglo XXI y tenemos una revolución tecnológica, de consumo pero sobre todo de saber todo en el momento que esta pasando sin importar si es ético o no, si dañamos o afectamos a terceros, sobre pasamos esos límites los cuales nos llevan a que nos estemos acabando los recursos que tenemos.

    El consumismo, el que sea, esta haciendo que las nuevas generaciones quieran cualquier cosa en el momento que ellos lo quieran, por lo tanto, influye la cultura, la ética, los valores pero sobre todo, les están enseñando hacer desprendidos y que todo es desechable.

    Tristemente no sabemos a donde va a parar, pero creo que las nuevas tendencias nos están llevando cada ves más a que perdamos esos valores y les demos al usuario final el instinto de tener todo y no satisfacerlo de la forma correcta.

  24. Este autor plantea como el diseño tiene una responsabilidad social, tomando en cuenta la ética, en las comunicaciones y lo visual, el rol que cumple el diseñador como partícipe en producir mensajes publicitarios, lo cual es cuestionar si los “mensajes” suscitan al consumo irresponsable o si realmente incitan a las personas hacer cosas buenas o son solo mentiras visuales, este autor es muy crítico con respecto a la relación que existe en el diseño y lo publico (social).
    Berman hace reseñas, a que los diseñadores tienen un papel decisivo en la toma de decisiones de la gente, traza el alfabetismo visual, que a su vez son tácticas de comunicación persuasiva de las distintas marcas generales en el mundo, el autor menciona cómo los niños identifican más fácilmente al personaje detrás de la marca, habla de cómo el cuerpo de la mujer son utilizados para vender agua, revistas, teléfonos, servidores e incluso campañas políticas, entre otros ejemplos.
    Muestra este autor también cómo el diseño y la comunicación visual pueden tener un gran impacto, se debe considerar el impacto, social, cultural, ambiental y financiero como estrategias de sostenibilidad a través del tiempo, esto quiere decir, que se deben comprometer con la profesión de diseño y participar en asociaciones de diseño que requieran un nivel básico de ética de sus miembros. Por lo cual es interesante que un diseñador tiene que ir más allá de lo que generalmente se hace en el campo del diseño de la información o en la publicidad, ya que, tomando en cuenta los autores anteriores que dan énfasis a que se debe ser responsable al momento de la creación, el lenguaje visual es importante en lo que deja a través del tiempo, es un diseñador que involucra lo social y lo que se dice en el mercado o mercadotecnia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *